Sobre proyectos de Ley

BOLETÍN N° 3
Grupo de Iniciativa pro defensa del grafiti-muralismo
18 08 2018

ACERCA DE LA NUEVA VERSIÓN DE PROYECTO DE LEY
QUE “ESTABLECE UN MARCO LEGAL PARA EL FOMENTO DEL ARTE GRÁFICO URBANO”

A las y los señores diputados (as) y a la opinión pública, respetuosamente declaramos lo siguiente:

A fines de junio de 2018, un grupo de diputados de Chile Vamos, liderados por Luciano Cruz-Coke, presentó una moción parlamentaria de ley que “Regula el arte gráfico urbano, establece condiciones para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados”. En esa ocasión hicimos llegar a los integrantes de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones de la Cámara nuestras aprehensiones en torno al proyecto y nuestro rechazo al mismo (ver declaración pública, Boletín N° 1). Luego de que diversos representantes del mundo del grafiti-muralismo, asociaciones de municipalidades, artistas visuales y alcaldes expresáramos nuestras opiniones, el proyecto fue retirado y vuelto a reingresar a la Comisión, el cual fue aprobado en general por una mayoría de parlamentarios con un explícito rechazo al capítulo de sanciones contenidos en la versión inicial. Agradecemos sinceramente a los diputados (as) que acogieron nuestro llamado a rechazar el proyecto, ya que –en lo fundamental- este sigue un camino inadecuado para lograr los propósitos de fomento del arte gráfico callejero que dice promover. En Boletín n° 2, expresamos una serie de orientaciones y recomendaciones para efectivamente fomentar el arte callejero sin proceder a encapsularlo en procedimientos e instancias burocráticas de nivel local.

Enfrentados al nuevo escenario legislativo, marcado por la existencia de dos proyectos de ley COMPLEMENTARIOS entre sí, uno que regula –en la Cámara de Diputados- y el otro que aumenta las sanciones existentes –en el Senado- y la nueva versión de articulado del proyecto de ley del diputado Cruz-Coke, afirmamos lo siguiente:
(más…)

Anuncios

Recortes de Prensa

Francisco Sanfuentes sobre proyecto que busca regular el arte urbano:

“Es volver a la lógica del arte subordinado al poder”

Texto: Francisca Palma
Publicado originalmente el 25 de julio
Página Facultad de Artes de la Universidad de Chile

Luego del ingreso de la moción que “Regula el arte gráfico urbano, establece condiciones para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados” en la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones de la Cámara de Diputados, se ha abierto el debate en torno al impacto de una medida como esta, que para algunos busca criminalizar estas prácticas artísticas, y para sus gestores, plantea una nueva forma de armonizar la ciudad.

Fue el 12 de junio que el diputado y ex ministro de Cultura, Luciano Cruz Coke, presentó la moción que “Regula el arte gráfico urbano, establece condiciones para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados”. Si bien no es el primer proyecto que pretende abordar esta materia presentado en los últimos años, esta medida tiene especificidades que buscan “definir las condiciones en que será legal hacer arte urbano, y establece sanciones para quienes realicen cualquier intervención sin tener la autorización municipal o privada correspondiente”, según plantea.
(más…)

Sobre Proyectos de Ley

BOLETÍN N°2

 

PRINCIPIOS ORIENTADORES Y PROPUESTAS PARA EL DESARROLLO DEL ARTE URBANO

En relación con el proyecto de ley que “Regula el arte gráfico urbano, establece condiciones para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados”, presentado, retirado y vuelto a reingresar prontamente a la Cámara de Diputados para su discusión, los artistas callejeros, visuales y otros emitimos el 09 de julio una Declaración Pública (difundida en nuestro boletín n°1), en la cual explicitamos las razones por las cuales rechazamos ese proyecto de ley, ya que, en términos generales, no contribuye a promover el arte urbano y por el contrario, pretende controlarlo y sancionarlo, estableciendo una artificial diferencia entre “graffiti” y “arte callejero”, además de ser un atentado al ejercicio de la libertad de expresión.

Sin embargo, no nos quedamos en el ámbito de la denuncia. En esta ocasión deseamos compartir con ustedes nuestras PRINCIPALES ORIENTACIONES Y PROPUESTAS DE ACCIÓN, que ponemos a disposición de los señores legisladores y de la opinión pública para generar un proyecto alternativo, que sirva de verdad al logro del objetivo “establecer condiciones para el desarrollo del arte gráfico urbano” y de paso, generar una salida eficaz a las mal llamadas “incivilidades” con las que se desea estigmatizar el arte callejero.

Propuestas_complementa Dec. Pub. PYL_25 07 18

INVITAMOS A LAS Y LOS LECTORES A QUE NOS HAGAN LLEGAR SUS COMENTARIOS, IDEAS Y SUGERENCIAS PARA FORTALECER ESTAS “PROPUESTAS DE ACCIÓN”. ASÍ VAMOS A CONVERTIR LA DEFENSA DEL GRAFFITI-MURALISMO EN UN CAMINO DE FORTALECIMIENTO Y DESARROLLO DEL ARTE URBANO EN EL PAÍS.

Atentamente,
Grupo de Iniciativa pro defensa del graffiti-muralismo

Link a Boletín N°2

unnamed

Sobre proyecto de Ley

MUROS EN DISPUTA: AL PROYECTO DE LEY SOBRE ARTE URBANO LE FALTA CALLE

 

Escrito por Diana Torres
Sitio web Radio JGM
(Escuela de Periodismo Universidad de Chile)
18 de julio del 2018

A principios de julio se presentó el proyecto de ley que regula, sanciona y determina condiciones para la realización del arte callejero. Una iniciativa que provocó una profunda negativa entre artistas y grafiteros/as, a los cuales se han sumado experiencias comunitarias, quienes afirman que los castigos son un retroceso.

Alejandro “Mono” González, reconocido muralista chileno y fundador de la brigada Ramona Parra, se muestra indignado y hastiado cuando se refiere al proyecto de ley que Regula el arte gráfico urbano, establece condiciones para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados. ¿Por qué? En su opinión esta iniciativa, presentada por el ex ministro de Cultura de Sebastián Piñera, y hoy diputado de Evópoli, Luciano Cruz-Coke, es errónea desde su planteamiento.

“No estoy de acuerdo con ninguna de las leyes punitivas, de castigar con el infierno a los jóvenes. Esta es una expresión de ellos, y puede que les guste o no, esa es la primera discusión, pero en la calle pasa de todo, la calle es de todos, es el espacio público”, afirma.

JGM 1

Alejandro “Mono” González por Diana Torres.

El proyecto de ley, presentado el pasado 4 de julio, establece un único cuerpo legal que regula esta materia, y distingue entre el arte urbano o arte callejero, de los rayados, tags o graffitisestableciendo promoción sobre lo primero y sanciones respecto de lo segundo.

La iniciativa ha causado gran impacto entre muralistas y grafiteros, quienes a partir de una Declaración Pública, han manifestado su preocupación y observaciones sobre una iniciativa que “afectará de manera sensible el trabajo realizado por cientos, sino miles, de cultores del arte callejero en nuestro país”.

Hasta la fecha 450 artistas han firmado la carta, entre los cuales se encuentra INTI Castro, graffitero y muralista urbano; Guillermo Núñez, artista Visual y Premio Nacional de Artes 2007; Melanie Bustos, gestora La Joya Mosaico; y La Loica, obrera del arte; entre otros/as.
(más…)

Sobre proyectos de Ley

Declaración Pública Museo a Cielo Abierto en La Pincoya

 

Según el diccionario de la Real Academia Española, las frases que manos anónimas escriben en las paredes de las ciudades se llaman grafitos y “son de carácter popular y ocasional, sin trascendencia”.

Alguna trascendencia le reconoció, en cambio, Rudolph Giuliani. En años recientes, cuando el alcalde emprendió su cruzada contra el hampa en Nueva York, condenó a los peligrosos autores de palabras y dibujitos, porque “ensuciando las paredes revelan una conducta protocriminal”. En cambio, se supone, revelan una irreprochable conducta las empresas que cubren las ciudades con anuncios de publicidad descaradamente mentirosos.

Las paredes, me parece, opinan otra cosa. Ellas no siempre se sienten violadas por las manos que las escriben o las dibujan. En muchos casos, están agradecidas. Gracias a esos mensajes, ellas hablan y se divierten. Bostezan de aburrimiento las ciudades intactas, que no han sido garabateadas por nadie en los poquitos espacios no usurpados por las ofertas comerciales.

Somos muchos los lectores al paso. Y diga lo que diga la respetable Academia, somos muchos los que cada día comprobamos que las anónimas inscripciones trascienden a sus autores. Alguien, quién sabe quién, desahoga su bronca personal, o transmite alguna idea que le ha visitado la cabeza, o se saca las ganas de tomarse el pelo o tomar el pelo a los demás: a veces ese alguien está siendo mano de muchos. A veces ese alguien está oficiando de intérprete de los sentires colectivos, aunque no lo sepa ni lo quiera.

 (Eduardo Galeano)

El proyecto de ley presentado por el diputado Luciano Cruz-Coke atenta contra nuestra libertad de expresión, criminaliza a niños y jóvenes creadores, busca dividir al mundo del arte urbano,  fomentando una sociedad cada vez más fome.

En relación a la moción presentada el 16 de Junio del 2018 en la Cámara de Diputados, declaramos:

1.-El proyecto de ley afirma que el arte callejero tiene un gran atractivo para importantes audiencias, teniendo un rol destacable en el fortalecimiento del turismo en algunas ciudades. Sin embargo, se desconoce el rol del arte urbano en espacios a nivel de la psicología comunitaria, pues fomenta el reconocimiento entre los habitantes de un mismo territorio, al tiempo que crea espacios de mayor seguridad al fomentar la interacción social en dichos espacios. Estudios relativos a la psicología social, desarrollados por la Universidad de Pensilvania, han demostrado los efectos curativos del arte urbano en espacios comunes en la ciudad de Filadelfia[1], lo que ha fomentado a la construcción de espacios más amables y la pertenencia.

IMG_3026
(más…)

Sobre Proyectos de Ley

Declaración Pública Centro Cultural MIXART, gestores del Proyecto Museo a Cielo Abierto en San Miguel

El Centro Cultural Mixart, organización comunitaria radicada en la Villa San Miguel, creador, gestor y responsable del proyecto muralista “Museo a Cielo Abierto en San Miguel “, viene mediante la presente Declaración en informar y dejar establecida su posición oficial con respecto al Arte Público de los murales y grafiti, en base a los siguientes antecedentes:

I. El “Museo a Cielo Abierto en San Miguel” nació en 2010, por iniciativa de un grupo de pobladores preocupados por el avanzado deterioro de la población San Miguel (Villa) y la eventual amenaza de ser arrasada por las inmobiliarias que construían torres de altura en el sector. Estos pobladores teníamos la esperanza que el arte público podía ayudarnos en la recuperación de nuestra identidad y sentido de pertenencia, elementos vitales y punto de partida para activar a la comunidad y comenzar a avanzar en la recuperación del sector. El proyecto contó, por única vez, con el financiamiento de un Fondart Bicentenario para el pintado de diez murales de gran formato; de allí en adelante ha podido mantenerse y crecer gracias al aporte solidario de artistas callejeros y vía autogestión del Centro Cultural Mixart.

II. En la actualidad, el museo es reconocido como un santuario del muralismo y el grafiti, con sus más de 80 obras, en distintos tamaños y formatos, y por la participación de más de 120 artistas nacionales y extranjeros a lo largo de sus ocho años de vida.

III. De este modo la realización del Museo a Cielo Abierto estableció las bases y propició las condiciones ideales para un proceso único de su reactivación por medio del arte público. Ha transformado a la Villa San Miguel de un barrio de viviendas sociales a punto de desaparecer en un referente de arte público destacado a nivel internacional. Ha sido capaz de rescatar y enriquecer su identidad local y generar un alto sentido de pertenencia y de ánimo en la comunidad, así como de admiración entre los estudiantes y turistas que lo visitan. También ha propiciado la llegada de una importante cartera de proyectos de inversión pública del Ministerio de la Vivienda, canalizados por el programa Quiero Mi Barrio y el programa de Protección al Patrimonio Familiar, ambos administrados por la Ilustre Municipalidad de San Miguel.

IV. Todos estos logros no hubieran sido posible sin la participación y solidaridad de los artistas callejeros del muralismo así como del grafiti, quienes con su generosidad y compromiso han demostrado que más allá de las diferencias y variadas visiones sobre el arte y su relación con las personas, se pueden llegar a alcanzar nobles y hermosas metas, teniendo como base una actitud de respeto mutuo y diálogo permanente.

V. Estamos conscientes de haber acuñado un modelo de gestión del grafiti en alianza con la comunidad que no es único ni universal. No es el primero –honor que cabe al Museo a Cielo Abierto en Valparaíso de los años sesenta- y por cierto no será el último. A su lado se sitúan también otros museos territoriales, galerías, murales y grafitis a título personal, escuelas informales de arte callejero, festivales, carnavales, entre otros, gestionados por
organizaciones comunitarias culturales –como es el caso nuestro-, pintores autodidactas, profesionales de las artes visuales, colectivos, brigadas y crew, además de instituciones, fundaciones, centros culturales y empresas que patrocinan o auspician esta labor.

VI. “Nadie nace pintor”, los muros de la ciudad acogen la labor expresiva de quienes se inician en esta disciplina desde niños y niñas, quienes luego harán su recorrido hasta madurar sus propios estilos, temáticas y –en ocasiones- adhesión a causas, para plasmar sus mensajes y ofrecerlos abiertamente, sin costo de acceso y las 24 horas del día, a los ojos y corazones de los vecinos, transeúntes y turistas.

VII. El Museo a Cielo Abierto en San Miguel y todos sus logros a nivel local, comunal, regional, nacional e internacional, no hubiera sido posible bajo reglas del juego que establezcan criterios de planificación rígidos o de censura y/o sujetos a la voluntad política de autoridades que se renuevan periódicamente.

Por tanto y en consecuencia, el Centro Cultural Mixart y su Museo a Cielo Abierto en San Miguel apoyarán a todo y cualquier proyecto de ley, presente o futuro, que tenga como prioridad y en primer lugar, el reconocimiento, respeto y apoyo hacia muralistas y grafiteros; segundo, a las personas e instituciones que demuestren disposición a dialogar sin prejuicios en la búsqueda de un consenso con todos los actores involucrados en temas de arte público y la libertad de expresión; y tercero, a quienes propongan medidas y mecanismos basados en la educación, la participación y la inclusión social. Y por descarte es imposible para nosotros patrocinar o apoyar cualquier proyecto de Ley al respecto que considere validar y/o fomentar herramientas de represión, censura y castigo para los artistas de la calle, existiendo otras alternativas.

ROBERTO HERNÁNDEZ BRAVO
Presidente Centro Cultural Mixart
Director Museo a Cielo Abierto en San Miguel

ALEJANDRO “MONO” GONZÁLEZ
Director de Arte
Museo a Cielo Abierto en San Miguel

Santiago de Chile, 09 de julio de 2018

Descargar en PDF: Declarax Mixart sobre ley antigrafiti (final)_08 07 2018

Declaración Pública Artistas Urbanos

IMG_3176

Mural Día del Joven Combatiente, Dásic Fernández – Museo a Cielo Abierto en San Miguel

Desde el día lunes 9 de julio ha circulado vía web una declaración elaborada por diferentes artistas urbanos en oposición al Proyecto de ley que se está trabajando en la Cámara de Diputados y que busca regular el arte gráfico urbano en nuestro país.

Aquí les dejamos el texto de uno de los tres proyectos que buscan legislar sobre la materia:

Link a página Cámara de Diputados Proyecto que “Regula el arte gráfico urbano, establece condiciones para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados Boletín N°11810-24”.

Formato descarga en PDF:

INICIATIVA

La declaración de los artistas, que pretende generar apertura en la mirada que el proyecto tiene respecto al arte, propone puntos de reflexión que esperan puedan incidir en la discusión de los legisladores.

Aquí el texto:

Estimados amigos:

Aquí dejamos una información que nos parece en extremo relevante difundir para generar reflexión, debate y apoyos (de ser posible). Al final del escrito, adjuntamos el link de un formulario donde pueden dejar sus datos para manifestar su adhesión a la causa.

Contra la propuesta de ley que regula  el arte urbano y lo sanciona.-

Los abajo firmantes, artistas visuales, cultores y gestores del arte urbano en espacios públicos, manifestamos nuestra sentida preocupación por los alcances del proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados que “Regula  el arte gráfico  urbano, establece  condiciones  para su desarrollo y sanciona rayados no autorizados”, el cual afectará de manera sensible el trabajo realizado por cientos, sino miles, de cultores del arte callejero en nuestro país.

1.- Manifestamos nuestra preocupación por la distinción arbitraria y contraria al desarrollo histórico del arte callejero, que establece separaciones artificiosas entre el arte y los tags, rayados y grafitis, entre otros, con la finalidad declarada de promover a los primeros y castigar o reprimir a los segundos.

El arte callejero en Chile nace de la expresión espontánea y popular de actores sociales históricamente marginados, cuyo arte ha estado excluido de las galerías, museos y salas de exposición de arte convencional o académico y a las cuales las comunidades locales tienen escaso o nulo acceso real.

Las personas que han decidido iniciarse y desarrollar el arte urbano son en su mayoría personas autodidactas, generalmente comienzan a hacerlo a nivel local y tienden a expresar temáticas e ideas propias del entorno en que intervienen, muchas veces críticas de la realidad que observan desde los más variados ángulos y animados por las más diversas motivaciones.

La experiencia demuestra que hay un hilo conductor silencioso que conduce el desarrollo de un talento artístico a partir de la imitación, la experimentación y la competencia o la colaboración con sus pares. No es casual que las formas menos elaboradas de rayados, tags o firmas en los muros urbanos sean realizadas por niños, niñas y adolescentes que buscan encontrar espacios de expresión propios en los muros y que, a su vez, estas expresiones sean denostadas por una parte significativa de la población adulta. De algún modo las personas necesitan aprender y recorrer un camino para desarrollar sus talentos.

De otro lado, no se puede soslayar el hecho de que buena parte de las manifestaciones artísticas en la sociedad responden a una visión ideológica crítica o una estrategia política determinada, en ocasiones marginal. Hay quienes se sienten satisfechos con desarrollar sus obras en espacios cerrados y formales, hay otros que optan por la comunicación, el debate y el encuentro en espacios públicos abiertos. A menudo, porque no nos gusta lo que vemos o lo que acontece, ofrecemos a nuestras comunidades color, formas, embellecimiento, a la hora de expresar nuestros mensajes y sentimientos. No es casual tampoco que la defensa del medio ambiente, la flora y la fauna, la valorización de los pueblos originarios, la defensa de los derechos humanos y una larga lista de motivos colectivos (o causas) que generan o fomentan la identidad social y cultural, estén tan presentes en las manifestaciones de arte callejero.

No se puede restringir el beneficio del arte callejero al desarrollo del turismo en los territorios, como se indica en los fundamentos del proyecto de ley. El arte callejero contribuye a la recuperación de barrios en situación de deterioro o abandono, a cambiar la imagen de comunidades o barrios estigmatizados, a generar, fortalecer o recuperar los lazos de identidad y el sentido de pertenencia de los habitantes con una comunidad. No es casual, entonces, que personas que inicialmente se resisten al desarrollo del grafiti en los muros de su propiedad, terminen con el tiempo solicitando que alguien pinte la muralla con una expresión artística, la misma que por largo tiempo se negó a autorizar.

En suma, es imposible hacer una distinción objetiva y tajante entre un arte callejero “bueno” y “de calidad” y uno que no cumpla esas condiciones, por lo que queda al arbitrio del observador (la audiencia) la apreciación de las bondades de una expresión artística determinada. En el campo académico sí existen criterios y métodos, pero el arte urbano escapa a la mayoría de éstos. Por lo tanto, hacer una distinción entre arte callejero de buena y mala calidad, solo contribuiría a elitizar una práctica esencialmente democrática y popular.

2.- Manifestamos nuestra sentida preocupación por el deseo de encauzar el arte callejero a través de métodos y procedimientos estandarizados de gestión y que la toma de decisiones recaiga en las autoridades municipales.

El arte callejero y el grafiti encuentran en la realidad actual múltiples formas de promoción y fomento: festivales impulsados por centros culturales o asociaciones barriales, fondos concursables, licitaciones, patrocinios por parte de empresas inmobiliarias o instituciones que –como el Metro de Santiago- buscan embellecer y dotar de identidad los entornos donde realizan su actividad principal, talleres de muralismo en escuelas y colegios, encargos, animaciones socioculturales asociadas a la solución de problemas de índole personal o comunitario, etc.

Estas múltiples actividades son administradas y/o gestionadas por ministerios, gobiernos regionales, servicios públicos, municipalidades, colegios, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales, organizaciones culturales comunitarias, colectivos –brigadas o crew- y personas a título personal. La mayor parte de las veces artistas, organizaciones y comunidades actúan de manera articulada y en red, potenciando así los escasos recursos disponibles para el desarrollo de las actividades señaladas. Se practica el voluntariado, el trueque, el trabajo colaborativo, el crowdfunding y el aporte propio entre las herramientas de financiamiento más recurrentes.

En el marco de lo anterior, consideramos un serio problema pretender acotar la gestión del arte callejero al ámbito municipal, entidades públicas que –dicho sea de paso- carecen de los recursos necesarios para llevar a cabo las nuevas actividades que se les desea encomendar. La generación de registros públicos de muros susceptibles de ser intervenidas por el arte callejero o la aprobación de diseños y bocetos por parte del Concejo Municipal constituyen mecanismos engorrosos, burocráticos y potencialmente discriminatorios o censores de la libertad de pensamiento y libertad de expresión.

El camino adecuado y seguramente más efectivo de promoción y fomento sería propender a gestionar el arte callejero de manera libre y civilizada entre los cultores interesados en el mismo, respetando el legítimo derecho de los propietarios o administradores de una propiedad a autorizar o no el uso de las murallas o fachadas a su cargo, para ser intervenidas por artistas populares de mayor o menor desarrollo artístico formal.

3.- Manifestamos nuestra preocupación por las medidas coercitivas que se desea implantar con el propósito declarado de mantener limpia y ordenada la ciudad.

De un lado, los abogados señalan que las figuras coercitivas que se desean implantar ya existen en el ordenamiento jurídico actual, particularmente en el código penal, civil y la ley 18.216 que establece las penas sustitutivas, privativas o restrictivas de libertad.

De otro lado, la aplicación de dichas medidas se tomaría acorde a un principio de legitimación activa de las municipalidades, lo que requeriría una discusión con dichas entidades para que estas puedan evaluar la pertinencia y condiciones de ejecución de la nuevas funciones que se les pretende endosar.

En cualquier caso, nos parece pertinente distinguir los inmuebles y servicios públicos, así como aquellos declarados monumento nacional, de los bienes mueble e inmuebles de uso colectivo y el de particulares que pudieran verse afectados por un rayado indiscriminado de sus fachadas. No es conveniente, para una sociedad que aspira a fortalecer la convivencia democrática y la calidad de las relaciones de convivencia, convertir el espacio público –que lo construimos entre todos- en una suerte de fetiche en el cual todo lo que se proponga o realice en el entorno sea objeto de sospecha o percibido como un delito en potencia.

4.- A manera de conclusión, manifestamos que cualquier iniciativa legislativa en este campo, incluido el proyecto de ley ya presentado,

a) debe evitar los siguientes riesgos:

  • Discriminar a los artistas urbanos, al hacer una distinción entre arte bueno y de calidad (muralismo), en contraposición a uno malo y de baja calidad (grafiti).
  • Relacionar el arte malo con personas menores de edad que pintan con aerosol.
  • Coartar las libertades de pensamiento, reunión y expresión, valores decisivos en la construcción de una sociedad democrática que acoge y fomenta la participación de todas y todos.
  • Elitizar el arte, sobre todo aquel que por historia ha sido eminentemente popular y democrático.
  • Criminalizar a artistas que no se sometan al carácter homogeneizador que se busca imponer vía proyecto de ley.
  • Que el arte urbano quede sometido a merced de una ordenanza municipal obligatoria, la cual tendería a burocratizar el proceso de planificación y ejecución, así como cerrar toda otra posibilidad de manifestación y expresión artística en libertad.
  • Acallar mensajes alternativos o disidentes, que no tienen espacio en medios oficiales de comunicación y expresión convencionales.
  • Invisibilizar formas específicas de arte político como papelógrafos, rayados, murales, entre otros, los cuales están siendo ya regulados por la ley de propaganda electoral.

b) debe promover la existencia y desarrollo del arte callejero. Para ello:

  • El arte visual urbano debe ser fomentado con una mirada democrática, popular, comunitaria, educativa, cultural y social.
  • Fomentar el cultivo de talentos artísticos en todos los ámbitos y espacios posibles, creando oportunidades para la libre expresión, sin normalizar la enseñanza en un solo tipo de corriente, escuela o forma de expresión artística.
  • Elaborar políticas públicas ampliamente discutidas por la ciudadanía, que tengan como principio ampliar derechos y garantizar el ejercicio de la libertad de expresión, sin caer en la tentación de restringir o reprimir comportamientos que no sean del parecer de un determinado sector.

En Santiago de Chile, 9 de julio de 2018

Finalmente y tras un poco más de dos días de difusión, se han recolectado más de 300 firmas. Se pueden encontrar entre los adherentes a artistas plásticos, muralistas, graffiteros, académicos y diversos trabajadores del arte y la cultura, además del respectivo apoyo popular de todos quienes disfrutan y quieren un arte libre.

Lista de adherentes a esta declaración:
Firmas 17 07 2018 Final

¡AÚN PUEDES APOYAR CON TU FIRMA A LOS ARTISTAS URBANOS! (No olvides completar con tu nombre y apellido, además de tu ocupación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recortes de prensa

Mural de Rosal 312, un nuevo imaginario de la ciudad

Escrito por:
Fernando Ossandón Correa
Victoria Jara Cáceres
Publicado en Cooperartiva.cl el 21/06/2018

Link a Cooperativa.cl

En el Barrio Lastarria de Santiago se está desarrollando una significativa disputa que mantiene enfrentados a los vecinos habitantes del edificio ubicado en Rosal #312 con el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Versión oblicua de la discusión sobre combate a las “incivilidades” que decidió implantar el Presidente Piñera en la agenda, durante su Cuenta Pública 2018, en la cual prima la idea de ordenar y mantener limpio el espacio público por sobre otras consideraciones.

El objeto de la discordia es un mural que formó parte de la quinta versión del Festival Hecho en Casa ENTEL (2017), cuyo autor es el antofagastino Luis Núñez San Martín y que se ha convertido en un atractivo referente visual del barrio.

En una entrevista concedida a Rodrigo Guendelman en el programa Santiago Adicto, Radio Zero 97.7 FM, Jorge Malhue y Gabriela Moreno, voceros del comité de vecinos del edificio, manifestaron su decidida oposición al borrado del mural, según lo ha determinado el CMN con su resolución.[1]

El interés por intervenir artísticamente la fachada del edificio surgió como un camino para dar solución al nivel de deterioro que exhibía el edificio. Desde hacía tiempo se habían hecho gestiones para llevar a cabo un eventual arreglo de los muros.

Rosal 312 pre mural

Fachada edificio Rosal #312, Barrios Lastarria, antes del mural. Archivo en web.

(más…)

Testimonios

Cuando se alinean los astros[1]

Museo a cielo abierto PoblaciónArte en Lo Amor – Sara Gajardo, Cerro Navia

Una lección de calidad de vida comunitaria y articulación social

Fernando Ossandón C.
Junio de 2018

 

IMG_3460Los inicios (2014 – 2015)
En la emblemática y tradicional Población Lo Amor de Santiago de Chile, más conocida como Sara Gajardo, se levanta un original museo a cielo abierto en torno al muro perimetral de Megacentro Carrascal, un gran parque logístico de almacenaje industrial y comercial. Esta empresa se ubica en los terrenos de la antigua empresa Fanaloza, cercana a la autopista Costanera Norte y ha tenido como particularidad conservar el muro de más de 1 km. de largo, y a su vez, haber contratado a la Fundación Urbanismo Social para que actúe como intermediaria proactiva de su relación con las comunidades de las poblaciones aledañas: Lo Amor Sara Gajardo, Carrascal Poniente y Villa Carrascal. (más…)